Juan Ruiz de Alarcón, Escritor y Dramaturgo

full-Juan_Ruiz_de_Alarcon.jpg

Este escritor y dramaturgo mexicano es la máxima figura del teatro barroco hispanoamericano de los siglos XVI y XVII. Se supone que nació en la ciudad de Taxco, en la Nueva España. Hijo de Pedro Ruiz de Alarcón, quien pertenecía a la nobleza de Cuenca, y Leonor de Mendoza, de poderosa familia española.

Estudió abogacía en la Real y Pontificia Universidad de la Ciudad de México y a principios del siglo XVII, cuando tenía 20 años de edad, estudió cánones y leyes en la Universidad de Salamanca, en España. Trabajó como abogado durante dos años en Sevilla y en 1608 regresó a México para terminar sus estudios de leyes.

En 1614 se fue a vivir a Madrid donde trabajó como relator interino del Consejo de Indias y se dedicó a la producción literaria.

Su aspecto físico era grotesco, con jorobas en el pecho y la espalda, además de tener muy baja estatura, por lo que los escritores de su época como Francisco de Quevedo (quien lo llamaba “Corcovilla”), Félix Lope de Vega y Pedro Calderón de la Barca, se burlaban de él. Aun así, se convirtió en uno de los mayores dramaturgos de su época, comparable con Lope de Vega y Tirso de Molina pero él fue el único representante de la burguesía profesional.

Su formación en leyes le dio el tono a sus obras, al no ser demasiado lírico ni místico. Y aunque estaba interesado en lo mágico, sus creaciones son racionales, verídicas y ordenadas. La diferencia entre Ruiz de Alarcón y Lope de Vega reside en el concepto del honor ya que sus personajes no están bajo la presión de una moral social.

Sus famosa obra consiste en más de veinte comedias, las cuales publicó en dos volúmenes. El primero, con ocho obras, fue publicado en 1628 y el segundo, con doce, en 1634. Entre sus famosas obras destacan: La amistad castigada, Ganar amigos, La cueva de Salamanca, El semejante a sí mismo, La prueba de las promesas, Las paredes oyen, Mudarse por mejorarse, No hay mal que por bien no venga, El examen de maridos y La verdad sospechosa. Esta última es la obra maestra del teatro alarconiano.

El carácter de las obras de Juan Ruiz de Alarcón se basa en atacar las costumbres y vicios sociales de su época, por lo que simpatizaba con el teatro de Lope de Vega. La originalidad de Alarcón fue severamente criticada por sus contemporáneos, incluso se sabe que algunos intentaron sabotear el estreno de su comedia El Anticristo. Es muy interesante la forma en que ataca el mentir patológico o mitomanía a través de sus famosas La Verdad Sospechosa y Las Paredes Oyen.

Su obra es de gran calidad a pesar de su escasa cantidad si se compara con la de otros autores de su época. Su ingenio tuvo una gran influencia y fue imitado por el teatro de otros países, especialmente en Francia.

Artículo Producido por el Equipo Editorial Explorando México.
Copyright Explorando México, Todos los Derechos Reservados.
Foto: Wikipedia.org