Benito Juárez

full-benito%20juarez.jpg

Al finalizar la independencia, fueron muchos los factores que se conjugaron para que México no alcanzara estabilidad política y económica en varias décadas. Por un lado se encontraba el hecho de que no existiera una Constitución en la cual las autoridades pudieran basarse para organizar políticamente al país. El primer reto entonces fue crear una constitución, lo que al principio no pudo separarse de toda la herencia ideológica y administrativa que había dejado la Colonia en México. Esos primeros intentos estuvieron caracterizados por buscar la monarquía, eligiendo un monarca español, entre los que destacan por su mal gobierno están Antonio López de Santa Anna, que dejó al país con serios problemas económicos y con la pérdida de una gran parte del territorio. Al mismo tiempo los políticos mexicanos se empezaron a dividir entre liberales y conservadores; aquellos que deseaban no sólo una constitución, sino un gobierno republicano. De ellos emergerá la figura de Benito Juárez quien desde el principio de su carrera política fue perseguido y señalado por oponerse a la monarquía. Sin embargo, podrá llegar hasta la presidencia, pero llena de muchos incidentes puesto que el país se encontraba en su apogeo y a ello se sumó el descontento de los eclesiásticos que vieron en su intento de separar la iglesia del Estado, como una agresión.

Benito Juárez fue hijo de zapotecas, nació en marzo 21 de 1806 en San Pablo Guelatao. A los trece años se trasladó con su familia a la ciudad de Oaxaca (hoy Oaxaca de Juárez). Protegido por un sacerdote español, ingresó en el seminario oaxaqueño, y posteriormente en el Instituto de Ciencias y Artes, donde en 1834 obtuvo su graduación como abogado. En 1833, dos años después de convertirse en regidor del Ayuntamiento de Oaxaca, fue elegido diputado. En 1847 se convirtió en gobernador del estado de Oaxaca y en 1848 resultó reelegido por un periodo de cuatro años.

La intervención de Juárez en la vida política, se da en un momento muy importante para el país, además de sus ideas en contra de una relación estrecha entre el Estado y la Iglesia, era de los opositores a la monarquía por lo que cuando en 1853 el general Antonio López de Santa Anna retomó el poder, fue encarcelado, desterrado y finalmente deportado sucesivamente a la ciudad cubana de La Habana y más tarde a la ciudad estadounidense de Nueva Orleans en Luisiana.

En 1854 respaldó el Plan de Ayutla, por medio del cual se exigía la creación de una asamblea constituyente en el marco de una constitución federal. Regresó a México en 1855 para tomar parte en la revolución liberal que derrocó a Santa Anna. Poco después, entre octubre y diciembre de ese año, ejerció como secretario de Justicia en el breve gobierno presidido por Juan Álvarez. En 1855 llevó a cabo una de las reformas más importantes para el país, al suprimir los privilegios del clero y del ejército, y declarar a todos los ciudadanos iguales ante la ley.

Más tarde, en 1856 fue designado gobernador de Oaxaca, cargo desde el que pasó a ejercer como secretario de Gobernación del gobierno presidido por Ignacio Comonfort, entre noviembre y diciembre de 1857, una vez promulgada en marzo de ese año la Constitución de carácter federal.
Fue también, Presidente de la Suprema Corte de Justicia desde diciembre de 1857, en calidad de tal asumió el 19 de enero del año siguiente en la ciudad de Guanajuato la presidencia provisional de la República para oponerse al pronunciamiento conservador del general Félix María Zuloaga.

En Enero de 1858 declaró establecido allí su gobierno, procedió a organizar su gabinete y publicó un manifiesto que inició la revolución de Reforma. Había entonces dos gobiernos, el conservador que deseaba conservar el estatus anterior, y el reformador de Juárez. A mediados de febrero Juárez estableció su gobierno en Guadalajara, donde acordó permanecer con el gobierno general en esta ciudad mientras se recuperaba la capital, convocar al Congreso de la Unión para expedir las leyes orgánicas de la constitución, llamar a elecciones de presidente y disponer lo conveniente según las exigencias de la situación. La Guerra de Reforma estaba en marcha y durante su primer año, los generales Miramón y Márquez obtuvieron brillantes, aunque

Durante esta guerra fueron varias las ocasiones en que países extranjeros ejercieron una influencia directa en la política del país tanto en favor del gobierno liberal como del conservador. El ministro de Estados Unidos John Forsyth, que al igual que sus colegas había reconocido al gobierno de Zuloaga, no tardó en suspender sus relaciones con él.

En respuesta el presidente estadounidense Buchanan envió a Robert McLane, con instrucciones para otorgar o negar el reconocimiento al gobierno constitucionalista. El nuevo ministro el día 6 de abril de 1859 reconoció a nombre de su gobierno a la administración de Juárez, misma que había podido organizar y mantener un ejército liberal que en 1860 estaba cerca del triunfo, pues uno de los sitios de mayor importancia para el movimiento era Veracruz, en donde las tropas conservadoras fueron totalmente derrotadas, Miramón con unos cuantos jefes se volvió la capital llevando la noticia de su fracaso. En la noche del de diciembre salieron de México Miramón, Márquez y Zuloaga.

El año de 1861 se inició con el triunfo de la revolución de Reforma y con éste el establecimiento en la capital del imperio de la constitución. La separación entre la Iglesia y el Estado ponía término a los conflictos entre ambas instituciones. En la capital se esperaba con ansia la llegada del presidente Juárez para conocer la marcha que se proponía seguir. El presidente expidió un manifiesto a la nación que expresaba con claridad su política radicalmente liberal y reformadora, ofreciendo al mismo tiempo una amnistía. Sin embargo, no todo estaba dicho en la búsqueda de la pacificación, pues el problema con que se enfrentaba el gobierno para terminar con la reacción armada era la falta de fondos. Esto llevó al Congreso a expedir el 17 de julio un decreto suspendiendo por dos años el pago de todas las deudas públicas, incluso la deuda contraída en Londres y con las naciones extranjeras. Los ministros Charles Wyke de Inglaterra y Alphonse Dubois de Saligny. de Francia se dirigieron al gobierno en la tarde de ese día a pedir la derogación del decreto. Como el gobierno no atendió su petición, el 25 del mismo mes rompieron sus relaciones con México.

Los que creían en la monarquía; es decir, los monarquistas mexicanos residentes en Europa, al tener noticias de la ruptura de relaciones diplomáticas de Francia e Inglaterra, aprovecharon esto para intentar una vez más establecer un gobierno de este tipo en el país. Los monarquistas buscaron el apoyo del gobierno español y al Archiduque de Austria Maximiliano le habían hablado ya de una posible monarquía a su cargo. Antes de contestarlas pidió su consejo al rey Leopoldo I de Bélgica, padre de su esposa Carlota. Éste le contestó que México debía pronunciarse por sí mismo sobre la cuestión de principios. Posteriormente escribió al Papa para pedirle "en un momento extraordinariamente importante, quizás decisivo de su vida, su consejo, su bendición y su poderosa protección para el porvenir. El Papa respondió felicitándole.

Aunque en la historia datan varias advertencias al archiduque por la adversidad del país hacia una monarquía, éste insistió creyendo que al estilo Europeo, podría reorganizarse un poder central en una nación que a ojos de aquel continente parecía necesitar todavía de guía política.

El 28 de mayo apareció la "Novara" en Veracruz. Los soberanos fueran aclamados a su paso por las poblaciones y en Orizaba y Puebla la recepción que se les hizo fue espléndida. En su gobierno, una de las principales preocupaciones de Maximiliano fue la cuestión financiera. Para él, los mexicanos que dirigían el ministerio de Hacienda no estaban capacitados para hacerlo por lo cual escribió a París pidiendo que le dejaran al financiero Carlos Eustaquio Corta, en cuya capacidad tenía una gran confianza. Pero éste no quería permanecer en México, y valiéndose de numerosos pretextos, antes de finalizar el año de 1864 regresó a su país. Al iniciarse 1865 el primer empréstito había sido ago-tado y el gobierno operaba con un considerable déficit. En este proceso, Juárez había estado organizándose durante todo este tiempo, cuando incluso se pensaba en que la monarquía finalmente se había ya instalado en México. Los principales problemas de la monarquía fueron sin duda los económicos, la inestabilidad interna y el poco apoyo que desde Europa se le dio a Maximiliano, sobre todo cuando Napoleón le abandonó debido a su debilitamiento en Europa.

Al mismo tiempo Juárez pudo obtener una reorganización de los ejércitos liberales y tomar una a una la ciudad. A su triunfo, Juárez mandó ejecutar a todos los sublevados, incluso al mismo Maximiliano, que aunque no fue propiamente su enemigo, fue un chivo expiatorio de los intereses extranjeros.

La ejecución de Maximiliano, Miramón y Mejía tuvo lugar el 19 de junio de 1867 en el Cerro de las Campanas, sitio donde el primero cayó prisionero. Antes de morir, el emperador abrazó a sus dos generales, cedió el lugar de honor en el centro a Miramón y dijo: "voy a morir por una causa justa, la de la inde-pendencia y libertad de México. iQue mi sangre selle las desgracias de mi nueva patria! ¡Viva México!".

Finalmente, el reconocimiento que la nación mexicana debe a Benito Juárez es haber reorganizado el país en medio del caos: haber definido la relación entre el Estado y la Iglesia, haber luchado por una verdadera Constitución, y lograr la pacificación del país y su reconocimiento como nación que no requería de la intervención extranjera.

Juárez asumió nuevamente la presidencia constitucional en diciembre de 1867. Sin embargo, existían en el país numerosos sectores que se oponían a su gobierno. Entre ellos, uno encabezado por el general Porfirio Díaz, el candidato político derrotado electoralmente por Juárez que encabezó una rebelión en 1871, después de la nueva reelección de éste. Pasó los meses que le quedaban de vida tratando de reprimir la sublevación porfirista pero falleció antes de lograrlo, el 18 de julio de 1872 en la ciudad de México.

Artículo Producido por el Equipo Editorial Explorando México.
Copyright Explorando México, Todos los Derechos Reservados.
Foto: Wikipedia.Org