Ruta de Viaje a Chihuahua, Barrancas del Cobre

full-valle%20de%20monjes.jpg

Recomendamos comenzar este maravilloso recorrido en la ciudad de Chihuahua, la capital del Estado más grande de la República Mexicana, hospedándose durante tres noches en alguno de estos excelentes hoteles:

Palacio del Sol es un hotel de cinco estrellas considerado como uno de los mejores de Chihuahua con una extraordinaria ubicación en el Centro Histórico de la ciudad, a solo unos pasos de los principales atractivos turísticos. Westin Soberano es el hotel con la mejor vista panorámica, está ubicado a 15 minutos del centro y es recomendado como el más confortable de la ciudad.

Tome dos días de descanso en la ciudad de Chihuahua para visitar sus inigualables atracciones. Le recomendamos no dejar de visitar la Catedral Metropolitana de Chihuahua, sede de la arquidiócesis de Chihuahua y una de las catedrales más representativas del estilo barroco en el norte de México, así como una de las joyas del periodo colonial. Está ubicada frente a la plaza de armas de la ciudad de Chihuahua. En el subterráneo de esta catedral se encuentra el Museo de Arte Sacro que se construyó e inauguró en 1980 para mostrar los tesoros artísticos de la diócesis del estado. Cuenta con una sala dedicada a los ángeles y una colección de 18 obras sobre la Pasión de Jesús, entre otras muchas importantes obras.

Uno de los museos más importantes es el Museo de la Revolución, también conocido como "Quinta La Luz" porque en esta casa vivió hasta su muerte en 1981, doña Luz Corral, viuda del controvertido general Francisco Villa. Aquí se exhibe el automóvil que manejaba el caudillo el 20 de julio de 1923, cuando fue asesinado, así como muebles, objetos personales, sillas de montar, documentos, fotografías y armas de la época. El museo tiene como sede la antigua y espaciosa casona de dos niveles que fuera el hogar del famoso caudillo, que durante la revolución fungió de cuartel general de Pancho Villa. El Museo Casa de Juárez ocupa la casa que habitó el presidente errante durante su peregrinar por el norte de la república. Este sobrio museo evoca los días en que las fuerzas liberales lucharon contra el imperialismo francés.

Otra interesante colección de objetos está en el Museo Regional de Chihuahua, que exhibe interesantes piezas de la cultura Paquimé, pinturas y esculturas de artistas chihuahuenses y una valiosa colección de muebles art nouveau, objetos y joyas artísticas que engalanan todos los rincones de la llamada Quinta de Gameros, un edificio construido entre 1907 y 1910. La sede del museo es por sí misma una beldad arquitectónica que fuera propiedad de Manuel Gameros, un acaudalado minero de la región que no pudo habitarla demasiado tiempo, debido al estallido de la Revolución Mexicana.

Es muy divertido visitar las Grutas Nombre de Dios, a solo 15 minutos del centro histórico de la ciudad. Estos cerros dan la impresión de ser impenetrables y pareciera que estamos en la una fortaleza de piedra con la ciudad a nuestros pies, sin embargo, precisamente en el corazón de esos cerros y bajo el lecho del Río Sacramento, se encuentran estas cavidades.

Esta ruta continúa dedicándole todo un día a dos de las formaciones naturales más espectaculares de México, empezando por las Grutas de Coyamé, unas rocas carbonatadas del Periodo Cretáceo, debido al cambio de condiciones climatológicas y químicas, construyeron estalagmitas y estalactitas. Los visitantes disfrutan de 10 salones acondicionados e iluminados para un acceso cómodo y seguro. También sugerimos visitar el balneario de aguas termales al final del recorrido. Visite también el Cañón del Peguis, un paraje con una vista maravillosa. Tiene su mirador con fácil acceso desde la carretera y recorrerlo en balsa o a pie es un deleite para los amantes de la naturaleza. (foto: coyame.gob.mx)

Si le sobra un día y duerme una tercera noche opcional en Chihuahua, debe visitar el sitio arqueológico de Paquimé, fue declarado por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1998 y es de gran importancia por ser la ciudad precolombina más grande del norte de México y una de las principales culturas de Oasis América al dominar durante su apogeo todo el noroeste de Chihuahua y el sur de Estados Unidos. Es famosa por sus construcciones de adobe que demuestran la destreza de los arquitectos prehispánicos y funcionales obras hidráulicas, un eficiente sistema de abastecimiento y distribución de agua. El Museo de las Culturas del Norte alberga una de las más bellas colecciones arqueológicas del México antiguo, recuperada durante las excavaciones de Paquimé y de otros importantes sitios arqueológicos de la Gran Chichimeca, región que abarca el norte de México y el suroeste de Estados Unidos.

A continuación nos despedimos de la ciudad de Chihuahua para viajar en el Ferrocarril Chihuahua Pacífico, conocido como el Chepe, el cual se interna entre los majestuosos paisajes de la Sierra Tarahumara por las Barrancas del Cobre o Copper Canyon. Este es cuatro veces más grande que el Cañón del Colorado y se recorre en el más moderno y confortable tren de pasajeros en el país para vivir la más increíble experiencia del ecoturismo nacional. Esta ruta es considerada como una de las obras maestras de la Ingeniería Mexicana, con sus 37 espectaculares puentes y 86 impresionantes túneles.

La siguiente parada del Chepe es en Cuauhtémoc, donde se encuentra la mayor comunidad Menonita del mundo, este grupo descendiente de alemanes con férreas tradiciones hacen de ésta la región con más producción de manzanas en el país y son famosos por los quesos y cremas que elaboran. Visite el Museo Menonita, con artículos de labranza y menaje de casa usados por los primeros menonitas que arribaron a estas tierras en la década de los 20s. Para bajarse en Cuauhtémoc debe pernoctar ahí, ya que en el Chepe no se puede bajar y subir ya que no espera en la estaciones. Si desea conocer estas atracciones le recomendamos irse en coche de Chihuahua (haciendo una breve parada en Cuauhtemoc) a Creel y ahí tomar por primer vez el Chepe.

Después llegará a Creel, considerado la puerta de entrada a la Sierra Madre Occidental, le recomendamos descender del tren y hospedarse en el hotel Best Western The Lodge, con categoría cinco estrellas y acogedoras habitaciones tipo cabaña. Dedicándole todo un día a esta peculiar población, visite la Casa de Artesanías del Estado de Chihuahua, albergado en un inmueble construido como estación de trenes en 1956, muestra los tópicos esenciales de la cultura prehispánica de la región con objetos y fotografías de los primeros ferrocarriles y de la casa del señor Enrique Creel. También de gran importancia es el Museo Loyola en Cusárare, 25 km al sureste de Creel. Exhibe obras de arte sacro, recolectadas de cinco misiones que pertenecen a los siglos XVl a XVlll. En esta caminata también podrás disfrutar las cuevas Tarahumaras, una serie de formaciones geológicas que funcionan como recintos para estos pobladores de la sierra. (foto: Angelines Vega)

El Lago de Arareko se encuentra a cinco kilómetros de Creel y ofrece su esplendorosa belleza para los amantes de la naturaleza y sus calmadas aguas se pueden navegar o emprender una deliciosa caminata por el bosque. Este lago se formó hace aproximadamente 30 millones de años a través de intensas fracturas en la corteza terrestre.

Para continuar con este extraordinario deleite natural, le recomendamos a la hermosa Cascada de Cusárare una caída de agua de 30 metros de altura, 25 km. al suroeste de Creel, con una vereda panorámica de dos kilómetros por el bosque. Allí también se encuentra la Misión Cusárare construida en 1752 por los evangelizadores jesuitas llamados Santos Cinco Señores de Cusárare. Debe volver a Creel en la noche y tomar el ferrocarril en la mañana.

El próximo sitio es uno de los más espectaculares de este recorrido, la estación Posada Barrancas, cerca de la parte más alta del sistema de cañones. Le recomendamos pasar una noche en el hotel de lujo Hotel Posada Barrancas Mirador, asentado como el nido de un águila en el borde de la Barranca del Cobre. Esta fantástica construcción parece estar colgada de la roca natural de la montaña. Cada una de sus 65 lujosas habitaciones tiene terraza privada para disfrutar la maravillosa panorámica y observar las aves. Le recomendamos visitar el Rancho Tarahumara de Wakajipare y el Río Urique, los dos se acceden tras una vigorizante caminata por senderos montañosos. En el pintoresco poblado de Areponapuchic los visitantes siempre son bienvenidos, visite su iglesia y escuela. El Mirador de Divisadero es para disfrutar los imponentes paisajes de Barranca del Cobre y comprar excelentes artesanías. El Mirador del Divisadero está ubicado en el municipio de Urique, donde están los excelentes puntos para disfrutar el paisaje de La Escalera y Piedra Volada, una roca que desafía la gravedad en la esquina de una barranca.

La siguiente parada en este espectacular recorrido es en la estación de Bauchivo, a 45 minutos de la estación de Cerocahui, una misión jesuita con hermosas cascadas y valles. Le recomendamos hospedarse una noche en el Hotel Misión, nombrado en honor a una impresionante misión de 300 años de antigüedad en la la pintoresca Villa de Cerocahui, se encuentra rodeado por la Sierra Madre. Los huéspedes son recibidos y transportados desde la estación de Bahuichivo hasta el hotel siguiendo un pintoresco camino en la montaña. Frente al hotel se encuentra la histórica iglesia de la misión, con su altar original que data de los mediados del año 1700 y que se encuentra aún intacto. La Villa fue fundada en 1694 por misioneros Jesuitas. No se pierda la visita a la Cascada, la Escuela de la Misión, los viñedos del hotel y un paseo hasta la espectacular Barranca de Urique. (foto: Sam Meztli)

De vuelta en el Chepe hará una parada más, en la estación El Fuerte, lo que fue un importante centro minero en el siglo pasado, su riqueza aún se puede apreciar en sus mansiones antiguas, actualmente convertidas en preciosos hoteles. Le recomendamos hospedarse en el Hotel Posada del Hidalgo, una bella mansión colonial construida en 1890. Su hermosa arquitectura colonial ofrece todas las comodidades modernas, además de encantadores jardines y una colección de artefactos coloniales. Aquí le recomendamos visitar la vieja iglesia, el palacio municipal y varias mansiones antiguas. Puede tomar un paseo en balsa por el Río Fuerte, para observar su boyante vida natural. También debe visitar Misión Mayo de Tehueco, el centro de las fiestas religiosas de los indígenas Mayos, originalmente construida en 1648 y remodelada en 1811.

La última parada en el recorrido será en la estación de Los Mochis, en el Estado de Sinaloa. Está situada a la entrada del Golfo de California, en el Valle del Fuerte, al noroeste de México, en el circuito Barrancas del Cobre-Mar de Cortés. Los Mochis fue fundada a principios del siglo XX por un grupo de socialistas utópicos estadounidenses que construyen los primeros canales y acequias de irrigación del valle. La colonia, organizada bajo los principios del socialismo utópico, funcionó durante 30 años. en Los Mochis hay aeropuerto internacional para regresar a casa.

Lo interesante de esta espectacular ruta es que también se puede disfrutar empezando en Los Mochis para terminar en la ciudad de Chihuahua.

Artículo Producido por el Equipo Editorial Explorando México.
Copyright Explorando México, Todos los Derechos Reservados.
Foto Portada: Sam Meztli